OPINIóN


El Joker y la responsabilidad individual



Fecha: 15/11/2019   10:30  |  Cantidad de Lecturas: 674

El profesor investigador de la Escuela de Derecho de la UTDT, Ezequiel Spector, escribió acerca de la película "Joker", que aborda una problemática central en las sociedades modernas: la marginalidad que luego se transforma en resentimiento y violencia




 
 
 
Por: Ezequiel Spector - Profesor investigador de la Escuela de Derecho de la UTD
 
La película “Joker” fue un éxito de taquilla. No es para menos. La problemática abordada es un tema central en las discusiones públicas de las sociedades modernas. Es el problema de la marginalidad, que luego se transforma en resentimiento y violencia.
 
El protagonista, Joaquin Phoenix, interpreta a Arthur Fleck: un cómico frustrado que trabaja por un sueldo mínimo y vive con su madre en un pequeño y antiguo departamento en Gotham, una ciudad sumergida en el desempleo, el crimen y la ruina financiera. Dirigida por Todd Phillips, la película describe la gradual transformación de Fleck: de un hombre pacífico golpeado por la vida, a un sujeto violento que, haciéndose llamar “Joker”, encuentra en el caos social la forma de descargarse. Caos social al que los latinoamericanos estamos acostumbrados: en contextos de crisis políticas y económicas.
 
La película invita a reflexionar sobre la idea de “responsabilidad individual”, y puede ayudarnos a analizar el mundo en que vivimos. ¿La dura historia del Joker justifica la violencia que ejerce? ¿Tenemos que adjudicarle todo el daño que causa a injusticias estructurales, sin hacerlo moralmente responsable por nada? En la película, el Joker termina convirtiéndose en un referente de muchas personas que atravesaron una situación parecida y que buscan, como acto de justicia o de venganza, “hacer explotar el sistema”. Entonces, empiezan a cometer crímenes de todo tipo: desde destrucción del espacio público hasta robo y asesinato.
 
Aunque no es obvio que la película pretenda ser una precuela de “The Dark Knight” (2008), dirigida por Christopher Nolan, sí hay un punto de contacto importante. En esta última, ya enfrentándose a Batman, el Joker tiene un plan: mostrarle al mundo que todos tienen un villano dentro; que, en situaciones extremas, las personas se matan unas a otras sin el menor vestigio de aquello que los sectores privilegiados llaman “moralidad”. Quiere, en definitiva, mostrar que todos son como él.
 
Para lograr esto, deja atrapados a dos grupos de personas en dos barcos diferentes. En un barco, hay reclusos y algunos guardias. En el otro, hay simples ciudadanos sin ninguna característica distintiva. Cada barco cuenta con un detonador que sirve para hacer explotar el otro. “A media noche haré volar los dos barcos, a menos que alguien presione el botón, en cuyo caso los de ese barco vivirán”, explica el Joker. En suma, para sobrevivir, hay que matar. El Joker no tiene duda de que lo harán.
 
Batman, en cambio, tiene una visión más optimista. Cree que al menos buena parte de la ciudadanía mantiene una importante reserva moral, y que incluso en situaciones extremas son capaces de no dejarse influir, mantener el control y respetar principios.
 
Finalmente, ninguna persona se anima a presionar el botón, en ninguno de los dos barcos. Se destaca especialmente uno de los reclusos, también proveniente de un sector marginado, que directamente arroja el detonador por la ventana para que nadie lo utilice. “¿Qué intentas mostrar? ¿Que en el fondo todos son iguales que tú? Estás solo”, le dice Batman al Joker. Luego, el superhéroe se las rebusca para rescatar ambos barcos.
 
A la luz de lo que ocurre en el resto de la película, el mensaje de Batman puede reconstruirse de la siguiente forma: la pobreza y la marginalidad existen y es injusto que así sea. Sin embargo, si absolvemos moralmente a quienes, como resultado de éstas, cometen crímenes, y todo se lo achacamos a factores estructurales, estamos pasando por alto, tal vez despreciando, la actitud de muchos otros que, estando en una situación similar, eligen mantenerse firmes en el respeto por sus principios.
 
La interpretación simplista de este mensaje es que Batman está naturalizando la marginalidad; que piensa que no es urgente hacer nada para remediar la situación de estas personas; y que no merecen nada más que un castigo por incumplir la ley.
 
La interpretación más interesante es que podemos considerar a la marginalidad un asunto que requiere atención inmediata, un problema que las instituciones deberían empezar a solucionar hoy mismo, pero que eso no nos exige renunciar a la idea de responsabilidad individual. Que podemos luchar por un sistema que genere mayores oportunidades para los desaventajados, pero que eso no nos obliga a asumir que tienen como único destino el crimen. Que ello implicaría ignorar, y quizás desdeñar, la actitud de quienes, aun en situaciones de extrema gravedad, ponen lo mejor de sí para tomar otro camino.
 
Para el Joker, lo estructural define al individuo. Para Batman, lo estructural influye mucho, pero no son pocos los que llevan dentro un segundo aire que les permite resistir cuando todo parece perdido. ¿Por qué Batman encuentra importante la noción de responsabilidad individual? Entre otras cosas, para reconocerle algún valor a la resistencia de estos individuos.


Fuente: (Ezequiel Spector- Universidad Di Tella)










Universidades HOY
E-mail:secretaria@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina

NAVEGACION

Diseño sitios WEB
Copyright ©2019 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados