INVESTIGACIóN


Investigadores de universidades nacionales recibirán hasta 3 millones de pesos



Fecha: 28/01/2020   11:30

Son los ganadores de la segunda edición del concurso de la Fundación Bunge y Born que subsidia proyectos de investigación sobre enfermedades infecciosas




 
FOTOS PRENSA FUNDACION// GANADORES./ Proyecto Castello y Proyecto Salomn, imgenes de dos de los proyectos ganadores en el reciente concurso.
 
Cinco proyectos premiados por la Fundación Bunge y Born para la investigación de enfermedades infecciosas. Las patologías involucradas en las investigaciones son Hepatitis E, Rotavirus, prevalencia de HIV por los virus de la Hepatitis B y C y sífilis, Chagas, y trasplantes de microbioma intestinal en pacientes pediátricos. Quienes lideran los proyectos son investigadores que se desarrollan en universidades nacionales y centros de investigación de distintos puntos del país.
 
El objetivo de los subsidios es financiar proyectos que generen conocimiento novedoso para atender las necesidades de poblaciones que habitan contextos sociales vulnerables de la Argentina.
 
Cinco proyectos fueron seleccionados en la segunda edición del concurso por subsidios para enfermedades infecciosas que lleva adelante la Fundación Bunge y Born. Las investigaciones harán foco en estudiar la efectividad de la vacuna utilizada en Argentina contra el Rotavirus; estudiar el virus de la Hepatitis E en pacientes con hepatopatías crónicas e inmunosuprimidos; desarrollar dispositivos para la detección rápida del Chagas; investigar la prevalencia de infección por HIV, por los virus de la Hepatitis B y C, y por sífilis, en grupos poblacionales vulnerables a estas enfermedades, y en implementar nuevas tecnologías para el estudio del microbioma intestinal en pacientes pediátricos.
 
El desarrollo de estos proyectos contribuirá al diagnóstico, prevención y/o tratamiento de enfermedades infecciosas, a través de modelos de intervención efectivos, pasibles de ser escalados a las políticas públicas.
 
La FBB está especialmente interesada en promover la investigación aplicada a las enfermedades infecciosas en contextos de vulnerabilidad social, mediante un abordaje interdisciplinario.
 
Los ganadores del subsidio son investigadores argentinos y argentinas que se desempeñan en instituciones sin fines de lucro, tales como centros asistenciales, universidades y centros de investigación. Los proyectos tendrán una duración de hasta 24 meses.
 
Proyectos ganadores
 
Alejandro Castello, Doctor en Ciencias Básicas y Aplicadas, por la Universidad Nacional de Quilmes, coordinará el proyecto para evaluar la efectividad de la vacuna monovalente contra el Rotavirus en poblaciones de distintos medios socio-económicos de Buenos Aires.
 
Dado que los rotavirus del grupo A son una causa importante de morbi-mortalidad en niños pequeños, durante décadas se han desarrollado distintas aproximaciones vacunales. En Argentina, en 2015, se incorporó una vacuna de administración oral al Calendario Nacional que, junto con otras, ha demostrado alta eficacia en países de medio y alto PBI per cápita, aunque un desempeño más bajo en países en desarrollo. Por esta razón, el proyecto propone la realización de un estudio multicéntrico de efectividad de la vacuna antirotavirus, en centros de salud del sur del Gran Buenos Aires y La Plata, que atienden poblaciones de diversos estratos socio-económicos.
 
Andrea María Mercedes Mangano, Doctora en Microbiología por la Universidad de Buenos Aires, es una de las ganadoras del concurso con su proyecto “Implementación de nuevas tecnologías para el estudio del microbioma intestinal en pacientes pediátricos, trasplantados de médula ósea y receptores de trasplante de microbioma fecal”.
 
El trasplante de células progenitoras hematopoyéticas (TCPH) es la terapia de elección en diversas enfermedades graves en pediatría. A pesar de los avances en el tratamiento de soporte, el TCPH tiene aún una elevada morbi-mortalidad, cuyas causas principales son las infecciones y la enfermedad injerto contra huésped (EICH). Para atenuarlas, en distintos centros del mundo se utiliza, con respuesta favorable, el trasplante de microbioma fecal (TMF).
 
En 2018, el Hospital Garrahan y el Banco de Microbiota del Hospital de Clínicas iniciaron un proyecto de investigación sobre el uso del TMF y su asociación con la EICH. El objetivo de este proyecto es evaluar, mediante técnicas de secuenciación de última generación, la composición y diversidad del microbioma intestinal de pacientes receptores de TCPH tratados con TMF.
 
Otra de las ganadoras es María Belén Pisano, Doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional de Córdoba. El objetivo de su proyecto es estudiar la infección por el virus de Hepatitis E, en pacientes con hepatopatías crónicas e inmunosuprimidos (receptores de trasplantes y HIV+), y comparar los resultados con los de individuos sanos inmunocompetentes. De esta forma, los resultados aportarán datos inéditos acerca de la circulación del virus de la Hepatitis E en nuestro país, en poblaciones vulnerables que no han sido investigadas aún, permitiendo mejorar la vigilancia y el diagnóstico de un virus poco conocido, y por lo tanto subdiagnosticado.
 
Horacio Salomón, Doctor en Bioquímica por la Universidad de Buenos Aires, será el coordinador de otro de los proyectos ganadores. El mismo estudiará la prevalencia de infección por HIV, virus de la Hepatitis B y C y sífilis, en distintos grupos poblacionales vulnerables, del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), para evaluar características sociodemográficas, de salud, de riesgos relacionados a la transmisión, etc.
 
El estudio permitirá evaluar cambios en la prevalencia de estas enfermedades y en las prácticas de riesgo con respecto a los últimos estudios realizados en la región en 2013. Además, evaluará el impacto de las intervenciones biomédicas y los cambios legales aplicados en el sector en Argentina en los últimos años, como así también diseñar programas de prevención específicos.
 
Por último, Federico Schaumburg, Doctor en Ingeniería por la Universidad Nacional del Litoral, tendrá a su cargo el proyecto que desarrollará dispositivos de bajo costo, portables e integrados a la telefonía móvil que permitirán realizar una detección rápida de la enfermedad de Chagas en poblaciones vulnerables. Si bien la enfermedad ha sido históricamente transmitida por el Triatoma infestans (vinchuca) presente en viviendas precarias de zonas endémicas; recientemente, la transmisión madre-hijo durante el embarazo ha ganado relevancia, llevando la enfermedad a las grandes ciudades.
 
Un tratamiento efectivo requiere de un diagnóstico rápido, durante una visita al centro de salud. Para esto se utilizarán tres tecnologías ya existentes y complementarias: los Dispositivos Móviles Inteligentes (DMI), los dispositivos microfluídicos analíticos poliméricos (uPFs) y los basados en papel (uPADs), que podrán ser distribuidos en centros de salud. A partir de los datos detectados, se generarán reportes (mapas epidemiológicos y detección brotes en tiempo real) de gran utilidad para los organismos reguladores del sistema de salud pública.
 
Ganadores del subsidio 2018
 
Actualmente, continúan con sus investigaciones los ganadores de la primera edición del concurso. El primer proyecto es liderado por Patricio Diosque, director del Instituto de Patología Experimental - CONICET - Universidad Nacional de Salta (UNSa). Se encuentra desarrollando una plataforma para diagnosticar Chagas y Leishmaniasis en forma fácil y segura.
 
El segundo proyecto, liderado por Natalia Laufer, investigadora asistente de CONICET en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (INBIRS, UBA - CONICET), estudia las características particulares, inmunológicas y virológicas, en adultos jóvenes que contrajeron HIV por transmisión perinatal (en el embarazo, parto o lactancia).


Fuente: ()










Universidades HOY
E-mail:secretaria@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina

NAVEGACION

Diseño sitios WEB
Copyright ©2020 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados